Qué es un Librojuego y por qué mola tanto

Un librojuego es una obra literaria con un estilo narrativo que se caracteriza por dos cosas principalmente: la primera es que permite al lector sumergirse e integrarse en la historia. La segunda es que le dotan de capacidad de decisión en la misma, siendo una pieza clave en su desarrollo.

Mujer feliz saltando camino
En los librojuegos tu decides por donde continuarás en la aventura y como seguirá la historia…

Sin duda alguna, si hablamos de librojuegos hoy en día, lo más probable es que más de uno recuerde la popular serie de Choose Your Own Adventure (Elige Tu Propia Aventura). Yo tuve la ocasión de tener entre mis manos varios ejemplares y poder disfrutar de su lectura. Hoy en día los tengo en la biblioteca de mi casa, pero lo cierto es que en su día estaban en casa de mi abuela materna, guardados en una estantería junto a otros libros bastante viejos. Probablemente, de no ser por ella, jamás hubiese tenido el placer de conocer su existencia.

No obstante, a pesar de haber sido la serie de librojuegos más destacable y famosa de su época, lo cierto es que no ha sido la única, ni tampoco el origen de ellos, tal y como relato en la historia de los librojuegos.

» Quizás te interese

La historia de los librojuegos

 

Lo que sí es seguro es que Elige Tu Propia Aventura ha sido una fuente de inspiración para mí. No lo voy a negar. Pero lo que más me fascina no son sus historias en sí, que en mi opinión y la de muchos, son un poco simples e infantiles (pues van dirigidas para este público, aunque quizás aquí radicó su éxito), sino lo bien que te integran en ella. No obstante, para entender un poco mejor de qué estoy hablado, primero hay que conocer las características que todo librojuego posee.

 

Características

Un librojuego no es un librojuego si no posee todas estas características:

  1. Una historia donde tu eres el protagonista, o al menos, uno de ellos.
  2. La historia se ve afectada por tus decisiones.
  3. Narración en segunda persona.
  4. Numerosos finales posibles.

Para conseguir el efecto de integrarte en la historia y sumergirte en ella, es indispensable que seas el protagonista principal. ¿Y cómo conseguimos este efecto? narrando la historia en segunda persona. Ni más ni menos. Pero la esencia que realmente dota a un librojuego es el tener la capacidad de elegir y decidir. De jugar con el libro. Que la historia avance por nuestras decisiones y su desarrollo y final se vean afectados por éstas. De este modo, el libro nos debe plantear varias opciones y finales posibles.

 

¿Por qué molan tanto los librojuegos?

Si bien lo pensamos, un librojuego es una auténtica obra de arte. La capacidad de meterte en un mundo diferente al tuyo, un nuevo universo, una nueva realidad, es ya de por sí increíble. Es como si estuvieras dentro de Matrix o de una simulación de la propia realidad. Incluso aunque contenga numerosos elementos fantásticos o estemos ante un librojuego de ciencia-ficción, no importa, pues nos estaremos dando permiso para que todo eso sea posible y, en cierto modo, real.

El hecho de lograr esto únicamente mediante la escritura-lectura suma muchos puntos a favor, ya que precisamente cada vez son más populares los juegos de realidad virtual: es fácil creer que estás en un mundo real mediante el uso de la tecnología (o por lo menos, inminentemente); difícil es conseguirlo mediante la escritura. Es por esto que admiro profundamente que un librojuego sea capaz de conseguir que formes parte de la historia.

No obstante, lo de integrarte dentro de una historia no es exclusivo de los librojuegos, pues numerosas novelas y relatos breves también lo logran; tampoco que seas el protagonista. Pero sí que la historia se vea afectada por tu presencia en ella. Que sea flexible. Que se mueva. En cierto modo, que esté viva.

Es cierto que los finales de cada librojuego ya están escritos. Pero, en cierto sentido, ¿no es esto lo que llamamos destino? Nuestra vida gira entorno a las decisiones que tomamos. Por muy pequeñas que sean e insignificantes nos parezcan, lo cierto es que pueden cambiar nuestro rumbo. Nuestro futuro. Y, en cierto modo, sí, el futuro ya está escrito. Si haces A+B+C obtendrás 5; si haces D+A obtendrás 9.

¿A dónde quieres llegar Marcos? Lo que intento transmitiros es que nuestras elecciones nos llevarán a un destino determinado. A un final de varios posibles. Tanto en la vida real como en la historia de un determinado librojuego. Y ahora os pregunto, ¿no es maravilloso que un libro(juego) sea capaz de lograr esto?

El destino mismo del libro, de su historia, de los personajes que la integran e incluso del tuyo propio depende de los caminos que escojas a lo largo del mismo. De las decisiones que tomes. Y, como en la vida misma, te llevarán al éxito o al fracaso.

 

Extra

Leer un librojuego en sí ya es un reto, pues partiendo de lo dicho anteriormente, somos jugadores. Jugadores que saben que el juego tiene un final pero no saben cuál. Un final que te guste o tal vez uno que odies. Tal vez te sea indiferente o sea uno aparentemente neutro. Quizás sea un final en el que consigues el tesoro o, por el contrario para tu fortuna, acabes muriendo. No obstante, pase lo que pase, no lo olvides: dependió de tus elecciones y acciones.

Por mi parte sólo queda invitaros a la lectura (y a jugar) de, mínimo, uno de ellos. Ya sabéis que mi hobby gira exclusivamente entorno a la creación de librojuegos. Por eso desarrollé esta página web: para darlos a conocer y para que los podáis disfrutar leyéndolos tanto o más como yo lo hago escribiéndolos. 🙂

Aquí tenéis el primero de ellos, de forma totalmente gratuita: Telepathic.

 

¡Nos leemos!